Los hoteles necesitan generadores eléctricos que resuelvan los problemas energéticos que se puedan presentar

Los generadores eléctricos tienen muchas prestaciones y aplicaciones, desde los hogares hasta el sector turístico y esto incluye los hoteles. Antes de adquirir un generador es importante conocer la potencia que trasmite, el tamaño, tipo de combustible, sonido que emite y demás características que garantizan un funcionamiento óptimo. Los generadores eléctricos son equipos que se han creado para pequeñas y medianas aplicaciones, por lo que el hotel dependiendo de su tamaño, requiere un grupo electrógeno, el cual está diseñado para exigencias más grandes. La energía de los hoteles se consume mediante electricidad de bombillos, aire acondicionado, electrodomésticos, cocinas, restaurantes, áreas comunes y demás.  

Si el hotel es de pequeño o mediano tránsito, los generadores eléctricos son los indicados. Éstos se presentan en diferentes tamaños, presentaciones y modelos que se deben escoger dependiendo de cuánta energía se necesite realmente, en este caso es recomendable calcular cuántos vatios se movilizan en un día. Con ésta información se puede escoger la potencia del generador de forma más acertada.

Para evitar un sobrecalentamiento del equipo sin importar el tamaño del hotel, se recomienda mantener un margen del 20% más sobre la potencia inicial, así ante cualquier elevacion de gasto, éste se cubre automáticamente sin causar fallas.

Otra razón es que hay equipos que necesitan mayor potencia al momento del arranque, por lo que si estos están conectados a un generador que cubre lo justo, pueden tener un inicio forzado perjudicando su sistema. Dependiendo del lugar donde se van a colocar, se puede encontrar un modelo insonorizado, ya que en el mundo de la hotelería y el turismo es importante la comodidad y la satisfacción para todo el que llega a disfrutar de las instalaciones. Con los generadores insonorizados se evita la molestia a la hora de dormir para los huéspedes y sin afectar la experiencia de su viaje.

También se debe revisar el espacio físico y la ubicación del mismo. Lo recomendable es colocarlo bajo techo, dejando un poco de espacio a sus alrededores para evitar sobrecalentamiento por falta de ventilación, así mismo mantenerlo nivelado.

El tipo de combustible más recomendable para los hoteles es la gasolina, mientras que para equipos más pequeños se puede utilizar el diesel. Los equipos a gasolina son más silenciosos que los de diesel, ya que estos últimos trabajan a altas velocidades lo que impide un buen funcionamiento del sistema de insonorización. Al comprar equipos a gasolina se ahorra más que al invertir en uno de diesel, ya que la gasolina es mucho más económica.

Los generadores de gasolina a pesar de emanar toxico, expulsan menos residuos que otros generadores como los de diesel. En muchos lugares se ha vuelto obligatorio el contar con un generador eléctrico, ante cualquier imprevisto o emergencias, sin que éstas afecten la calidad del servicio prestado o interfiera en la experiencia que se busca crear. Estos equipos no son utilizados con mucha frecuencia en estancias hoteleras, pero asegura y garantiza la tranquilidad de todos los huéspedes, sobretodo cuando están vacacionando familias con niños.